Otro de los modelos que comercializa en Argentina la firma Renault con el emblema del Rombo pero de distinto origen, es el Duster. Fue lanzado en 2008 en Europa bajo la marca Dacia, que es en definitiva quien ha desarrollado este producto pensando principalmente en el mercado del Este europeo. El Duster es el tercer modelo que llega a Sudamérica, los anteriores fueron el Logan y el Sandero, y lo hace con un palmarés mucho más abultado que los dos anteriormente mencionados. Es que Dacia apostó mucho a éste modelo haciéndolo competir en el Trophé Andrós, un campeonato de nivel europeo que se corre en pistas de hielo y nieve, obviamente con autos de tracción integral, y en la famosa trepada Pikes Peak, en donde la preparación es ilimitada. En ambas competencias el Duster deslumbró, logrando el primer puesto en el campeonato Andrós y el tercer lugar en la general de la trepada más reconocida del mundo. Estos logros hicieron que las ventas en Europa se catapultaran, no sólo en la parte oriental del continente, sino también en Europa Occidental. Con esos argumentos, Renault decidió comenzar su fabricación en Brasil, para ofrecerlo por éstas latitudes. Tanto en aquel mercado como en éste, el Duster superó las expectativas más optimistas de ventas, en parte debido a un precio muy tentador, y en parte por las condiciones y aptitudes demostradas.

EXTERIOR:

EL Duster fue pensado inicialmente como un vehículo todoterreno sin chasis, no se trata de una adaptación de un auto de calle, al que se lo eleva mediante un nuevo esquema de suspensiones, y se lo disfraza con apliques plásticos a mansalva. Para reforzar ésta idea, se trabajó en una silueta que denote apariencia de robustez. Tiene una carrocería de 2 volúmenes, que no pasa desapercibida debido a sus proporciones, con un largo de 4.310 mm., un ancho de 1.825 mm., un alto de 1.622 mm., y una distancia entre ejes de 2.670 mm., el Duster es musculoso por donde se lo mire. Sus guardabarros abultados, su escasa superficie acristalada y un ancho de carrocería generoso, proporciona una gran sensación de poder y seguridad.

MECANICA:

El Duster adopta varios elementos mecánicos del Nissan X-Trail, un vehículo sumamente robusto y de mayor tamaño, como así también elementos de modelos Renault, ya probados y muy confiables. El despeje del piso es muy bueno, tiene un ángulo de ataque ideal para intentar cualquier maniobra en suelos desparejos, al igual que el ángulo de salida, en parte debido a que los voladizos son cortos. El motor que equipa a la versión probada, es el mismo que utilizan el Megane III o el Fluence, un 4 cilindros de 1.998 cc. con tapa de 16 válvulas que entrega a las ruedas delanteras 143 caballos de fuerza, al que se le acopla una caja de cambios de 6 relaciones de origen Nissan, que le posibilita viajar muy relajado.

INTERIOR:

El habitáculo del Duster es capaz de albergar cómodamente a 5 pasajeros en asientos relativamente cómodos, más un buen espacio para llevar equipaje, al que se puede acceder por un portón trasero o reclinando los asientos posteriores en 1/3 – 2/3. El tablero es de diseño convencional, con los comandos bien ubicados, varios de ellos compartidos con el Logan y el Sandero. La calidad de los plásticos es buena y la de los tapizados aún mejor. Este Duster con equipamiento Privilege cuenta con doble Airbag, aire acondicionado, equipo de sonido para CD de doble DIN con entrada para MP3, y con el ya clásico control satelital de Renault, ordenador de a bordo, levanta cristales eléctricos en las 4 puertas, traba centralizada con comando remoto y cierre automático al superar los 20 km/h, columna de dirección regulable en altura, alarma de luces encendidas, espejos externos color carrocería regulables por mono comando eléctrico (ubicado en un lugar poco feliz), luces rompe niebla adelante y atrás, barras de techo y llantas de aleación de 16”. Este producto, como casi todos los de la gama Renault, cuenta con garantía por 3 años o 100.000 km.